Lo que vio Yehezquel podría ser tu historia. El vio en visión lo que sería la restauración del pueblo de Yisrael quien había sido cautivo y totalmente destruido por el Imperio Babilónico. Pero YAHWEH ha pactado hoy con un pueblo que va más allá de los límites de la nación de Yisrael, hoy conocida como Israel. Él no ha roto su pacto con Yisrael, ese pacto está vigente y el sigue siendo su Elohím y protector. Pero Él ha hecho un nuevo pacto, construyendo un nuevo ejército de soldados que no batallan en el mundo natural que conoces sino en las regiones celestiales… la dimensión espiritual.

 

          Tú puedes pasar de muerte a vida. Pero NO por medio de ninguna religión. La palabra religión que conoces proviene del término latín “Re-ligare”, que significa “volver a enlazar”. La religión es el intento humano por “tratar” de re-encontrarse con "Dios". Desde tiempos inmemoriales los hombres han hecho sacrificios, se han flagelado (auto-infligido castigo), se han privado de cosas, encendido velas, levantado plegarias y rezos, caminado procesiones y peregrinajes, con tal de ser “dignos” de salvación. Otros han optado por vestirse de alguna manera, o hablar de cierta otra forma por tener apariencia de santidad y adoptado muchísimos reglamentos hechos por hombres igual que ellos que reclaman tener un grado mayor de espiritualidad. Otros han puesto sus ojos en líderes espirituales y ministros, convirtiéndolos en sus ídolos. ¡Cuánta lástima me producen! No se dan cuenta que han sido engañados, que solo se han involucrado en el juego de un espíritu malvado de “Religión” proveniente del mismo Shatán(Enemigo Acusador) el Beleyahal (Engañador sin Valor).

 

          Los dogmas NO te salvarán, el visitar una iglesia NO te salvará, un ministro NO te salvará, el ser bueno y hacer buenas obras NO te salvará. El mismo Rav Shaul cuando le escribió a los efesios les dijo: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Elohím; no por obras, para que nadie se gloríe.” La salvación es un regalo, una dádiva, una gracia…NADIE la merece, y nadie la puede comprar. Es un regalo que ni aun quienes lo poseen lo merecen.

 

          Se te ofrece porque YAHWEH el Elohím (El Creador) tuvo misericordia de ti. Él te creó para tener una relación personal contigo. Cuando el Elohím creó todo, lo hizo con solo mencionar la palabra, pero cuando creó al hombre se detuvo y puso en el sus características. A diferencia del resto de la creación, nosotros, la raza humana, portamos el código genético del mismo Creador. Pero a diferencia de toda la creación, incluyendo los ángeles, Él nos dio la capacidad de decidir. Y lamentablemente decidimos alejarnos de Él y caer en las maquinaciones de Shatán el Beleyahal.

 

          YAHWEH, Yeshua, y el Espíritu son uno solo el Elohím, que se mueven en comunión de manera integral en todo momento. Y los tres estuvieron presentes como uno solo en el momento de la creación, y sabían que el hombre caería. Por eso desde el principio el mismo Elohím diseño un plan para rescatarlo. Primero a través del Pueblo de Yisrael se le revelaría al hombre para que lo conociera, y conociera su corazón. El Espíritu de YAHWEH se manifestó entre el pueblo de  Yisrael, haciendo prodigios y guardándolos. Elohím hizo pacto con Yisrael, y en todas las festividades, en la construcción del tabernáculo en el desierto y en su templo, al igual que en muchísimas profecías Él dejó grabado su plan para redimir TODA la humanidad. Eso te incluye a TÍ.

 

 

          El Plan fue el siguiente. Él mismo Elohím, en la persona de Yeshua, vendría en forma de hombre al planeta Tierra y viviría entre nosotros, en un cuerpo humano sujeto a todas las tentaciones y sufrimientos de hombre. Pero haría algo espectacular, no caería en ninguna tentación y se mantendría puro hasta el final. Rav Shaul le explicó a la iglesia en Roma, Italia, que “La paga del pecado es muerte”. Yeshua nunca pecó, por lo tanto nunca podría morir.

 

          Pero aquí entra el Plan de Salvación del Elohím. Desde el principio Él lo diseño, en pura perfección. Shatán llevaba miles de años enojado con Elohím, porque él antes fue un querubín hermoso, el de más alto rango en las regiones celestiales, llamado Heilel (Lucero); hasta ese momento él había sido la máxima creación del Elohím. Pero él se había revelado en contra de su creador, y fue expulsado de los lugares celestiales a la tierra; y fuego salió de adentro de él y lo consumió; quedando sin cuerpo y pasando a ser Shatán el Beleyahal.  El pecado de Heilel había sido querer ser igual su creador y tener dominio de todo. Ahora el Elohím había creado al hombre a su semejanza e imagen, y le había dado dominio sobre todo. Shatán no solo odiaba al Elohím, sino también al hombre.

 

          Ahora que Yeshua se había hecho hombre, Shatán se encargaría de destruirlo, y planificó toda su muerte. Lo que Shatán no sabía es que solo era un títere en las manos de YAHWEH, y mientras más se acercaba la muerte de Yeshua, más cerca estaba el cumplimiento del Plan del Elohím para nuestra Salvación. Shatán volvió al pueblo de Yisrael en contra de Yeshua, a pesar de que Yeshua solo había predicado amor, y había hecho prodigios y señales entre ellos… Él era el Mashiach (El Ungido), el esperado por el pueblo de Yisrael por años, pero como fue narrado por su enviado Yohanán: “En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.”

 

          Shatán causó que la misma gente que antes le escuchaba y seguía, ahora lo condenara a muerte. Pero Yeshua no podía morir, Él no había conocido pecado. Yeshua fue sometido a una tortura horrenda que podrán ver más adelante en video que les muestro abajo, y fue llevado a ser clavado alto en un madero. Los oráculos de YAHWEH decían que el que fuera clavado en un madero sería hecho MALDICIÓN. ¿Yeshua estaba punto de ser hecho maldición? Sí. Él se haría maldición por ti y por mí… meramente por un amor obstinado por aquello que Él había creado y quería rescatar.

 

Los azotes que Shatán causó que Yeshua sufriera solo cumplían una profecía que cientos de años antes el profeta Yesh'yahu escribiera:

 

“Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Elohím y abatido.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas YAHWEH cargó en él el pecado de todos nosotros.

Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.

Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido.

Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.

Con todo eso, YAHWEH quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de YAHWEH será en su mano prosperada.

Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.”

 

 

          Y así mismo fue, palabra por palabra fue cumplida y Yeshua Ha'Mashiach fue clavado en un madero. Yohanan nos narra cómo el mismo Yeshua dijo de si: “Y como Moshé levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

 

          Cientos de años antes en medio del desierto Yisrael, el pueblo de YAHWEH, fue atacado por cientos de víboras que a quienes mordían enfermaban hasta morir. Entonces YAHWEH le dijo a Moshé que hiciera una serpiente en bronce y la levantara sobre una vara de  madera, y todo aquel que fuera mordido y mirara a la serpiente en el madero no moriría sino que sería sanado. Sin saberlo con su obediencia, Moshé profetizó lo que pasaría el Mashiach.

 

          Igual que la serpiente en el madero, quien fue exhibido en la cruz de madera NO fue Yeshua, sino nuestro pecado. Yeshua no había conocido pecado, y como mencioné antes, no podría morir…así que aquí se cumpliría el Plan de Salvación. Yeshua literalmente se convertiría en una especie de imán gigante, espiritualmente hablando, donde atraería a sí, al igual que los antiguos sacrificios de corderos, el pecado; pero esta vez NO el pecado de una persona o una nación, sino el de TODO EL MUNDO. Ninguna ofrenda de sacrificio jamás había estado tan cargada de pecado. Ahora el que no había conocido pecado, por su amor por nosotros, fue hecho pecado.

 

 

 

          Cuando esto sucedió, el cielo se obscureció… las tinieblas se posaron sobre el madero, la tierra tembló, los muertos salieron de las tumbas, cayeron rayos y hubo gran tempestad. Algo NO normal, NI natural estaba sucediendo en los dos mundos, el natural y el espiritual. Shatán no podía creer que derrotar a su odiado Yeshua hubiera sido tan fácil. Por primera vez YAHWEH y Yeshua sentirían una separación espiritual. Es como sentir que una parte de tu cuerpo se desgarra en medio de una amputación traumática. Esta separación por causa del pecado fue el mayor sufrimiento de Yeshua… los tres sufrían: YAHWEH, Yeshua y El Espíritu. Yeshua murió. Y el pecado murió con Él.

 

Su Sangre Fue Nuestro AUXILIO...Y esa Sangre es para TI.

 
 

          La gran sorpresa se la llevó Shatán, cuando segundos después miró todas las almas que por ley le pertenecían, y vio que el pecado ya no se encontraba en dominio de sus vidas. Shatán se atormentó. Como todo el que muere con pecado, Yeshua fue llevado al mismo infierno. A pesar de que Shatán y sus huestes espirituales de maldad no entendían lo que estaba sucediendo, estaban satisfechos con ver que Yeshua se encontraba muerto por el pecado. PERO LA ALEGRÍA LE DURÓ MUY POCO A SHATÁN… Habiéndose cumplido tres días, el Espíritu de YAHWEH se unió nuevamente con Yeshua, lo llenó de gloria, lo regresó a la vida, movió majestuosamente la gigantesca piedra que cubría su tumba y Yeshua salió de ella VIVO y RESUCITADO. 

          Yeshua caminó y predicó por cuarenta días más sobre la faz de la tierra y se les presentó a más de 500 testigos. Y nos encomendó estas palabras para todos ustedes: “Id por todo el mundo y predicar mis buenas nuevas a TODA criatura. El que creyere y fuere bautizado será salvo, más el que no creyere será condenado.”

   

          Durante cientos de años estas buenas noticias de esperanza se han proclamado. Muchos han creído y muchos no. Los que no han creído han sido condenados a la muerte eterna, y los que creyeron, sus nombres han sido escritos en el libro de la vida y Yeshua prometió regresar a buscarnos para encontrarnos nuevamente reunidos con el Padre, el Elohím, nuestro creador: YAHWEH. Como ves, ninguna religión puede salvarte, solo el creer en lo que Yeshua hizo por ti. NO tienes nada que perder, pero sí mucho que ganar. En la revelación que tuvo Yohanán, Yeshua le decía: “He aquí YO estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre, YO entraré y cenaré con él y él conmigo.”

 

 

La pregunta es simple.

 

          NO te ofrezco una religión, ni una lista de prohibiciones, ni ritos… te ofrezco presentarte a Yeshua, para que lo conozcas TÚ cara a cara, sin intermediarios, sin religiones, sin tradiciones de hombres…y tengas TÚ una relación personal con Él. ¿Quieres decir “YO LO CREO”?

 

         Es sencillo, el próximo botón dice “Ani Ma’amin”, que significa “Yo Creo”. No te tardes más, solo haz “Click” en el próximo botón, para así poder decirle con tus labios, NO a mí, sino a Él: “YO CREO”.

 

Te lo Ruego... Huye del Castigo Eterno, no hay ninguna otra cosa que puedas hacer, esta es tu única alternativa. Como te dije NO estás aquí por casualidad, el Espíritu de YAHWEH ha causado que llegues hasta aquí y leas estas palabras. No seas como los que le dieron la espalda y lo crucificaron. NO TIENES QUE HACER NADA MÁS QUE CREER EN ÉL.

NO TE DETENGAS MÁS...es asunto de VIDA o MUERTE... Clickea "Ani Ma'amin" AHORA.